Cómo sabes si un colchón es bueno

Dormir bien es fundamental para mantener una salud adecuada. Hay muchas cosas que cambian con el paso del tiempo, pero esta necesidad sigue siendo imperiosa. Para conseguirlo influyen muchos factores, pero uno de ellos es hacerlo sobre un buen colchón. Y en la postura correcta, sin despertares nocturnos y sin ningún tipo de contractura. Si te despiertas con leves molestias, que van remitiendo con el paso de las horas, es posible que tu colchón no sea el más adecuado a tus necesidades. Y por eso con este artículo te damos las claves para que puedas identificar sin problemas cuando un colchón es bueno.

¿Sabrías diferenciar un buen colchón?

Comprar un colchón no es un gasto: es una inversión en calidad de vida. Duermes más de 30.000 horas sobre él, así que hacerlo en las condiciones adecuadas es más que importante.

A la hora de comprar un colchón, hay que dedicarle el tiempo necesario al análisis de todos los modelos que te ofrece el mercado actual. Antes de hablarte de los materiales y las tecnologías,te contamos algunos datos previos que te ayudarán en la elección:
● Las necesidades de descanso son completamente individuales. Cuando vayas a comprar un colchón, olvida frases del estilo “el mejor colchón para toda la familia”. Que un material determinado haya resultado perfecto para alguien no significa que lo vaya a ser para ti.
● Desconfía de gangas y opta por fabricantes de primer nivel. La investigación, los materiales de calidad y las innovaciones y desarrollos tecnológicos no están al alcance de cualquier empresa, puesto que requieren elevadas inversiones.
● No todos los colchones son iguales. Un buen colchón será aquel que te ofrezca tecnologías complementarias como, por ejemplo, la protección frente a ácaros y bacterias, principales causas de las alergias, que cada vez están más presentes en la población.


1088681jpg

Los materiales tienen la clave de un buen colchón

Además del precio, las referencias del fabricante o las sensaciones que despiertan al probarlo (si lo estás comprando en una tienda física), las tecnologías que componen un colchón te darán las mejores pistas para comprar con criterio. En la actualidad, los colchones más habituales son los de visco, muelles y látex. Dependiendo del modelo fíjate en este tipo de datos:
● Los colchones de muelles  han evolucionado mucho. Ahora existen tecnologías de muelles bicónicos, ensacados u otras más punteras como Normablock de Pikolin. Debes fijarte en la cantidad de muelles (que tenga más de 220 para garantizar un buen descanso) y la unión que tienen, sobre todo para evitar que los movimientos se transfieran de un lado a otro del colchón. Consulta siempre si el bloque de muelles tiene refuerzo en la zona lumbar, que es la de mayor peso del cuerpo. De esta forma, tendrás un colchón con mayor resistencia al hundimiento.
● El viscoelástico es uno de los materiales más populares y punteros para el descanso. Pero no tiene que ser obligatoriamente el mejor para todo el mundo. Si optas por un colchón de esta tecnología fíjate en la cantidad de visco que hay en sus capas: cuanto mayor es la cifra, mejor es el colchón. La densidad se mide en kg/m3 y es un dato que puedes averiguar fácilmente sin necesidad de ser un experto. Para que tengas una pista clara, la densidad media, que suele ser la ideal, está entre 45 y 75 kg/m3. Más de 80 es densidad alta y si queda por debajo de 40 g/m3 sería catalogada como baja. Pregunta sin miedo este dato a tu vendedor, o consúltalo en la  ficha de producto en caso de comprarlo online.

Además, en el caso de los colchones viscoelásticos. al reaccionar con el calor corporal, también es importante el grado de resilicencia. Es decir, lo que tarda en recuperar su forma original cuando te levantas. Si la densidad de visco es muy elevada tardará más y puede ser algo incómodo para algunas personas durante la noche, sobre todo si se te mueves mucho.

● ¿Y si quieres un colchón de látex? El látex es un material natural que se extrae del árbol del caucho. Actualmente, es posible fabricarlo de manera sintética, pero, en este caso, pierde algo de calidad. Así pues, la clave para saber si un colchón de látex  es bueno es que su núcleo sea con material 100% natural, para beneficiarte plenamente de todas las ventajas de este tipo de colchones.
Comprar un buen colchón es la mejor garantía de que dormirás bien cada noche. Confía en Pikolin para conseguirlo.


Elija su colchón

boton-CON-MUELLESjpgboton-SIN-MUELLESjpgboton-ENSACADOSjpgboton-BULTEXjpgboton-JUVENILESjpgboton-ARTICULADOSjpg