¿Cada cuánto tiempo debo lavar o renovar mi protección de cama?

Cada uno tenemos unos hábitos de sueño distintos, esto hace que las necesidades para mantener la cama en un entorno higiénico y protegido sean distintas.

La frecuencia para lavar la cama depende del uso que le demos al protector o funda de colchón.

Los que tienen niños en casa sabrán que son capaces de grandes hazañas nocturnas que obligan a sus padres a lavar ropa de cama, el protector de colchón y hasta la funda de almohada con frecuencia. Utilizar sábanas bajeras, un protector 2 en 1 o tener un repuesto son excelentes soluciones y te simplifican la vida.

Para los que comparten cama con su pareja o animales de compañía la frecuencia de cambio o limpieza puede variar considerablemente. Esos amantes de pasar el día en cama, disfrutando de un buen café recostado con su mascota a los pies, cenando pizza mientras ven la tele desde su confortable almohada. Esas personas que disfrutan de la vida, también deberían lavar su ropa de cama y el protector o funda con frecuencia.

Por regla general, conviene lavar el protector de colchón al menos dos o tres veces al año, dependiendo del estado en el que se encuentre.

Siempre hay que revisar las instrucciones de lavado de la protección de cama

Para lavarlo siempre debes revisar las instrucciones que aparecen en la etiqueta puesto que la composición del mismo será determinante a la hora de elegir temperatura y ciclo de lavado. A continuación te recordamos el significado de los signos de lavado más comunes para que los identifiques con facilidad:


summer_green2_2jpg

Es recomendable lavar la ropa y protector o funda de colchón a temperaturas entorno a los 30º

Hoy en día la mayor parte de las lavadoras tienen funciones de lavado muy eficaces sin necesidad de lavar a altas temperaturas. Por eso, te recomendamos que, en general, elijas temperaturas de lavado en torno a los 30º y programas ecológicos, permiten ahorrar agua y contribuyen a conservar el medioambiente.

Te recomendamos que aproveches para lavar todos los protectores y fundas de colchón el mismo día y los laves junto al resto de la ropa de cama de colores similares. Siempre es conveniente dejar el lado de tejido hacia fuera y el de la membrana impermeable hacia dentro para protegerla y prolongar la vida del producto.

La mayor parte de los protectores y fundas de colchón pueden ser secados en secadora a una temperatura baja de alrededor de 60º con la membrana impermeable hacia dentro. Consulta los signos de mantenimiento para asegurarte. No obstante, si tus circunstancias te lo permiten te recomendamos que cuelgues tu funda de colchón o protector y dejes que se seque al aire. Esta práctica prolonga la vida útil del producto y nos ayuda a conservar el planeta ahorrando energía.

Debemos tener cuidado con el planchado de protectores y fundas de colchón

Por último, debemos hablar del planchado de la protección de cama que, aunque en muchos casos no resulte siquiera necesario, si lo fuera debe hacerse siempre por el lado contrario a donde se encuentra la membrana impermeable para evitar su deterioro.



Elija su colchón

boton-CON-MUELLESjpgboton-SIN-MUELLESjpgboton-ENSACADOSjpgboton-BULTEXjpgboton-JUVENILESjpgboton-ARTICULADOSjpg